5 pasos que no debes olvidar para crear un copy que venda

5 pasos que no debes olvidar para crear un copy que venda

En el primer post que publiqué en este blog, os estuve hablando de copywriting y de cómo conocí a ese profesional encargado de la redacción de textos publicitarios que muchos, cariñosamente, llaman copy. Curiosamente, esos textos que escribe el copywriter, también son conocidos como copys. De ellos os quería hablar.

Según el diccionario LID de Marketing Directo e Interactivo, copy es el anglicismo que hace referencia al conjunto de textos de una pieza creativa. Como dicen los chicos de 40 de fiebre, los copys son los textos creativos (slogans, guiones, locuciones, etc.) que forman parte de la estrategia definida por el copywriter y que pretenden contar lo que la marca quiere comunicar a su audiencia.

Y me preguntarás, ¿y para qué necesito yo saber que es un copy? Pues muy fácil, para conseguir clientes; porque si tienes una web maravillosa, con una estrategia de marketing de contenidos bien definida, pero te has olvidado de crear textos que vendan, estás perdido. Y esos textos que venden son los denominados copys, textos publicitarios con gancho que convierten a tus lectores en clientes.

No tengo la fórmula mágica del copy de éxito, ni la tengo yo ni la tiene nadie; lo que sí te puedo decir es que existen reglas, como en todo, que si las acatas te garantizarán unos mejores resultados. Después de haber leído miles de post con indicaciones de cómo hacer un copy perfecto, me quedaría con 5 que, bajo mi parecer, son imprescindibles.

1. ¿Quién soy?

El éxito o fracaso de cualquier campaña de publicidad o marketing depende, entre otras variables, de la definición del target al que va dirigida. Por ello, si quieres hacer un buen copy, el primer paso que tienes que dar es identificar a tu público objetivo.

Hay tantos consumidores como colores y es imposible lanzar un mensaje que surja las mismas reacciones en todo el mundo. Por ello, es indispensable segmentar a los consumidores según los criterios que veamos más convenientes ya sea por edad, sexo, clase social, intereses, afinidades, patrones de consumo, etc. Así, crearemos un grupo con unos intereses comunes. Por ejemplo, hombres de clase media – alta, de unos 30 – 40 años, usuarios de las redes sociales y las nuevas tecnologías, lectores habituales de websites en los que se habla de innovación tecnológica, etc. Cuanto más estricta sea la definición de nuestro target, más fácil será identificarlo.

Así, si tenemos definido e identificado el público al que nos vamos a dirigir, será más fácil saber cuáles son sus intereses o qué les mueve a reaccionar de una cierta manera y, consecuentemente, podremos crear mensajes acordes que, de otro modo, serían demasiado ambiguos y carentes de cualquier sentido.

2. La primera impresión, es la que cuenta.

John Caples dijo “if you can come up with a good headline, you are almost sure to have a good ad” (si puedes hacerte con un buen titular, puedes estar casi seguro de que tienes un buen anuncio) y puedes estar convencido de que tenía toda la razón del mundo.

Como bien dice el dicho, la primera impresión, es la que cuenta; y nada más lejos de la realidad de cualquier copy. Estamos sumergidos en las redes sociales y en Internet, nos pasamos el día conectados y saturados de información que nos llega por aquí y por allá. Cada vez son más las marcas que se han subido al tren del copywriting y del marketing de contenidos y el consumidor está empezando a saturarse. ¿Cómo, entonces, puedo captar la atención de ese consumidor que está leyendo el timeline de Twitter y hacer que lea mi post? ¡Fácil! Crea un titular sugerente que le llame la atención, que sobresalga sobre la marabunta de contenido repetitivo que ve en una, dos, tres publicaciones.

Si eres capaz de captar su atención con un buen titular durante los 30 segundos que te va a dedicar a leerte, entonces, lo tienes casi ganado.

3. Ve al grano.

¡Genial! Ya estamos en el hemisferio. La cosa pinta bien. Has conseguido definir a tu público objetivo y has dado con un titular suficientemente impactante como para que te lean. Entonces, ahora es el turno del contenido. Escribe de forma clara, sencilla y concisa. Sin fornituras, ni palabras demasiado técnicas. Tienes que escribir para la gente de a pie, tienes que escribir para que te lean y no parezcas un tostón aburrido.

Utiliza frases cortas y claras. Deja de lado las subordinadas. A duras penas conseguiste entenderlas en 5º o 6º curso, imagínate ahora que han pasado los años y hace una eternidad que no tocas un libro de texto. Facilítale el trabajo. ¿Para qué quieres crear textos complicados si eres capaz de decir lo mismo de forma más simple?

Y, sobre todo, ve directo al grano. Has conseguido que lean tu titular, que hagan “click” y se dispongan a leer tu post. No rompas el momento divagando y dando a entender al consumidor que ha perdido el tiempo. Dile aquello que quería escuchar sin rodeos. No te creas que habiendo superado el reto del headline tienes la partida ganada, no no no, tienes que luchar hasta el final y las primeras líneas juegan un papel fundamental.

4. Háblale como un amigo.

En consonancia con el punto número tres, si quieres crear un buen feeling con tu público objetivo, tienes que convertirte en parte de su grupo de confianza. Tienes que utilizar un estilo cercano. Como vimos en el post del storytelling, crear vínculos, generar empatía, es clave para conseguir una buena relación con el consumidor. En igual grado, si quieres conseguir un buen copy, es importante que hayas interiorizado el sentir de tu target y que, cuando te lea, sienta que le estás hablando de tú a tú.

Para ello, puedes utilizar la primera persona, por ejemplo, o hacerte aliado del storytelling narrando una historia propia con la que el lector pueda sentirse identificado.

5. Call to action.

Por último, y no por ello menos importante, el copy que has creado tiene que surgir el efecto que esperabas. El objetivo final de cualquier texto de copywriting es incitar a la acción, ya sea, realizar una compra o suscribirse a un blog. Pero lo que sí está claro es que, sea cual sea la acción a provocar, tiene que provocarla; sino, de nada habrá servido aplicar correctamente los 4 puntos anteriores.

Para ello, tienes que provocar al lector, generándole reacciones o sensaciones encontradas. Como, por ejemplo, curiosidad. Puedes mostrarle algunas de las ventajas de las que puede beneficiarse, hacerle la boca agua y entonces, cuando ya lo tienes en el bote, zas, cierras el grifo con un “¿te gustaría conocer más?” O generarle intriga, con un “descubre que se esconde detrás del nuevo…“; o apremio, “no te quedes sin tu…“, o hacerlo sentir especial con un “sólo los 20 primeros conseguirán uno gratis“, etc.

En resumen:

5 pasos imprescindibles para crear un copy que venda

5 pasos imprescindibles para crear un copy que venda

¿Estás de acuerdo conmigo? ¿O crees que me he olvidado de alguna regla imprescindible para escribir un buen copy? ¡Cuéntamelo y creemos juntos las reglas imprescindibles de un copy que venda!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s